Skip to main content
Jordi Rollán Lahoz. Foto Carolina Cárdenas

ILUSIÓN POR LA PINTURA: Jordi Rollán

MARINA SÁNCHEZ

Nacido en Barcelona, en 1940, abandona sus primeros estudios de comercio para formarse durante cinco años en la Escola d'Arts i Oficis Artístics la Llotja, actividad que alterna con sus frecuentes asistencias a los talleres del Reial Cercle Artístic de Barcelona, quien le concede en 1965 una beca que le permite viajar por Francia, Holanda, Bélgica e Italia, donde enriquece su formación.
En 1966 realiza su primera exposición individual en la Sala Jaimes de Barcelona, cuya temática es la figura femenina, tema recurrente en toda su carrera artística exceptuando un paréntesis de tres años volcado en la abstracción. Desde entonces, ha realizado alrededor de 200 exposiciones en Estados Unidos, Francia, Italia, Marruecos y Montecarlo, si bien su mayor presencia expositiva ha sido en Alemania y en Suiza. Responde escuetamente a algunas de nuestras preguntas icónicas.

Háblenos de su pasión por el arte…
Mi pasión por el arte se remonta ya a mi niñez; siempre quise ser pintor. Incluso en los peores momentos nunca me abandonó mi vocación por el arte.

¿Considera que la belleza debe seguir siendo un ideal en el arte actual?
La belleza siempre ha estado y estará presente en el arte. Creo que un artista debe saber descubrir el aspecto más positivo incluso del tema más sórdido, y convertir lo que pudiera entenderse como feo y desagradable en bello. Las pinturas negras de Goya son un ejemplo.

¿Qué opina del arte que actualmente lidera los mercados? 
El tiempo lo dirá. 

Háblenos de su relación con el Real Círculo Artístico de Barcelona
Mi relación con el Círculo data de 1964, primero como becario, y posteriormente como socio. El Círculo ha sido mi segundo hogar. Allí he conocido a grandes artistas de los que aprendí muchas cosas e hice muchos amigos. También he sido miembro de diferentes juntas de gobierno.

El Círculo Artístico tuvo en su día un gran protagonismo en la vida artística y social de la ciudad de Barcelona: bailes, fiestas populares e importantes actos sociales que ahora van a intentar recuperarse ¿cree que es posible recuperar aquel esplendor de finales del XIX y principios del XX? 
Es imposible volver a recuperar lo que se hizo en el pasado, pero sí creo que el Círculo puede otra vez encabezar la cultura de la ciudad con actos diferentes pero igualmente importantes a los que se producían en el pasado. Para ello, hemos de buscar una visión más actual, y realizar nuevas propuestas.

El Real Círculo ha contado entre sus socios a grandes celebridades del panorama del arte, como Mariano Benlliure, Ramón Casas, Anglada Camarasa, Joaquín Sorolla, Ignacio Zuloaga, Benito Pérez Galdós, Joaquim Mir, LLuis Masriera, Ángel Guimerà, Apel-les Mestre, Pablo Picasso, Enric Morera, Josep María de Sagarra, Antoni Gaudí, Pau Casals, Francesc Cambó, Victoria dels Àngels, o Montserrat Caballé…auténticos estandartes de su tiempo. Todos ellos son ahora socios de mérito, como Vd. ¿Qué significado tiene formar parte de una lista tan prestigiosa?
El Círculo, a lo largo de su historia, ha tenido miles de artistas que han sido socios. Me siento muy orgulloso de que mi nombre forme parte de esta lista tan prestigiosa de artistas que son socios de mérito.

Háblenos de sus últimos trabajos ¿dónde reside el alma de su inspiración actualmente? 
Mis últimos trabajos siguen el dictado de la inspiración que me produce ver una manzana, oír una melodía o leer un poema.. 

¿Cómo ve la situación del arte actual? 
Mal.

¿Faltan buenos artistas?
Falta interés por el arte, falta una política cultural que apoye a la creación, falta la implicación que se ha perdido por parte de empresas y organismos oficiales y privados que antes apostaban por el arte. Cuando esto se resuelva, habrá buenos artistas. 

Tras una larga trayectoria como artista, ¿en qué la ha enriquecido a Vd. más su dedicación al arte, a las artes? 
En mi larga trayectoria, lo que me ha enriquecido ha sido siempre mantener la misma ilusión por pintar, por cada mañana al levantarme sentir el deseo de ponerme a trabajar y no desfallecer cuando lo que intentas transmitir en muchas ocasiones, no sale. █